Portal Patagonico
Edición 23 de Abril de 2008.

Un análisis teórico de la actividad: Turismo no es una disciplina, es una interdisciplina

Por Antonio Torrejón (Colaborador Especial de Portal Patagónico) El éxito de la “actividad turística”, también en el país, ha originado una serie de percepciones o caracterizaciones que tratan de encuadrar al mismo, con mucha improvisación, lo cual termina perjudicando su aporte. País y turismo, deben ser conceptualizados hoy como sistemas, porque un sistema no implica la sumatoria de partes, sino la interacción de las mismas.

No hay que mezclarlo con otras Áreas de Gobierno, ya que su perfil multidisciplinario se desvirtúa ha niveles de ineficiencia, sino que está claramente en línea directa con “quién decide”. Hay que comprenderlo con sus particularidades desde la clara individualización de sus partes, entre otras cosas, para entender el "todo". Entre las disciplinas o partes implicadas en el sector turismo, cabe destacar:

a) La Política
Considerada esta ciencia como "la búsqueda del bien común" en lo particular del Turismo, se debe procurar la forma de prever mecanismos desde la coordinación y la promoción del estado hasta lo privado de atenderlo en su condición de un servicio -no almacenable- que requiere respuestas ágiles en tiempo y forma. Desde allí lo imprescindible, que donde exista la posibilidad turística, el turismo, esté en la línea directa con la decisión (gobernadores,  intendentes, dueños de empresas, gerencias generales, etc.)

b) La Economía
Como actividad de clara consecuencia económica, el turismo se "redescubre" a partir de los años sesenta con la aparición del turismo de masas o turismo fordiano, cuando los países occidentales se dan cuenta de la potencialidad de las actividades implicadas en él. Actualmente la valoramos por la cuantificación de los flujos turísticos y su efecto en las balanzas de pagos nacionales. En las últimas décadas, el interés también se ha centrado en estudiar las posibilidades de desarrollo que ofrece esta actividad para los países emergentes (en su condición de generador privilegiado en muchos lugares de empleo, desarrollo de infraestructuras, sustitución de actividades tradicionales etc.). Es decir, la perspectiva de análisis que ha predominado ha sido la macroeconómica. La aplicación del análisis económico al estudio de esta actividad, ha dado lugar al surgimiento de la “economía turística” como rama especializada de investigación. Sin embargo, los estudios que se realizan desde la Economía tropiezan con un problema: atendiendo a la tradicional clasificación de las actividades económicas, ya que el turismo no constituye estrictamente un sector económico, queda ubicado, a efectos de análisis y cuantificación, dentro del sector de servicios.

c) La Sociología
Desde el campo de la sociología, la dirección de la investigación gira en torno a las condiciones sociales que posibilitan o facilitan desplazamientos, es decir, el turismo como fenómeno social y en continuo crecimiento. Trataría aspectos como las condiciones que apoyan el turismo en las sociedades avanzadas, el surgimiento del turismo de masas, el cambio en los destinos de preferencia debido a "modas" en el sector, etc. Para ello, se centra en la consideración del comportamiento de distintos grupos objeto de estudio en función de la nacionalidad, formación, edad, religión, sexo, etc. Desde la perspectiva económica, la investigación se fija en el análisis de los recursos y servicios turísticos, en las potencialidades o debilidades de los mercados, etc.

d) El Derecho
Los estudios sobre los derechos de los consumidores y la calidad de los servicios ofrecidos constituyen un campo de desarrollo cada vez más importante, respondiendo a la tendencia a mejorar la atención al cliente, que cada vez se vuelve más exigente. La gran competencia a que está sometida esta actividad, no sólo en el contexto nacional sino también internacional, determina una mayor preocupación. Además, la creciente globalización de la economía y la mayor complejidad de relaciones que implica, exige la armonización y aproximación de las legislaciones nacionales y su puesta al servicio de las necesidades de la cada vez más importante actividad turística.

e) La Educación
En un periodo de la civilización en que siguen disminuyendo las formas de adquirir conocimiento por la vía tradicional, lo indirecto de explicaciones y aporte que hace el turismo, se revaloriza en escala trascendente. La transmisión de conocimientos se convierte en elemento fundamental a la hora de ilustrar al visitante o al formar al personal que va a enfrentarse al complejo mundo del turismo. Así, la labor a desarrollar en este campo se centraría en detectar qué conceptos deben apoyar la formación básica en Turismo y determinar en qué dirección debe ir la educación superior, diseñar el grado de especialización, evaluar los cambios y tendencias para ajustar tanto cursos como curricular, para optimizar el uso de nuevos procesos y técnicas, pedagógicas más apropiadas y apoyarse en la experiencia científica, es decir, utilizar las teorías del conocimiento más actuales. El contacto internacional de los expertos en estas cuestiones resulta imprescindible para contrastar experiencias y diseñar tendencias.

f) La Psicología
Es indudable el interés del estudio de las motivaciones, preferencias y conductas del turista de cara a implementar una política turística adecuada a cada segmento de la demanda. Estas pueden ser: por adquirir conocimientos, formación, diversión o evasión, por motivos religiosos, culturales, de salud, por esnobismo, etc.  En definitiva, se pretende conocer la respuesta a las siguientes preguntas: ¿Cómo? ¿Cuándo? y ¿Por qué?
Los cambios, por ejemplo, en las preferencias de los consumidores del producto turístico, pueden tener un efecto muy negativo en una comarca si no se han previsto o detectado con suficiente antelación. En los últimos tiempos, la preocupación por los problemas ecológicos y medio ambientales está afectando al comportamiento de la población. También es evidente la necesidad creciente de viajar en las sociedades avanzadas, como "escape" del acelerado ritmo de trabajo en las grandes ciudades. Un mejor conocimiento de aquellos elementos que "molestan" o, por el contrario, que "prefieren" los turistas, puede ser de gran utilidad tanto para la actividad turística como para las administraciones implicadas en la misma.

g) La antropología
La antropología que estudia la cultura apoyándose en otras disciplinas afines para descubrir las complejas condiciones de la vida humana; el contexto institucional y de comportamiento de una sociedad, las estructuras significativas de la misma y su sistema de símbolos. Estudia, por tanto, las condiciones socio-económico-culturales que determinan la necesidad humana de viajar, así como los efectos que provocan en el comportamiento de la población receptora y emisora la interacción social y las relaciones interpersonales en distintas situaciones. La intensidad de los contactos nacionales e internacionales que se vienen produciendo en los últimos tiempos no ha tenido precedente en la historia de la humanidad.

h) La geografía
Ofrece un análisis desde la perspectiva de los espacios territoriales. La distribución regional, nacional o internacional de los mercados turísticos, la localización de los núcleos turísticos y los flujos de visitantes, sus efectos sobre las redes de transporte, la decadencia o el auge de las áreas turísticas, la relación entre asentamientos turísticos y el entorno ambiental, regiones, marcas, productos, corredores, comarcas, etc., constituyen los elementos de atención para la geografía.
Tampoco hay que olvidar que la actividad turística se apoya en subsectores como el del transporte, alojamiento, comidas, recreación, entre otros. Desde la perspectiva de la empresa implicada en el hecho turístico, debe ser prioritaria la atención a los aspectos de gestión empresarial (estructura de costos, márgenes de beneficio, etc.). La creación y venta del producto, detectando aquellos aspectos que determinarán una mayor atracción por parte del cliente (papel del marketing turístico en la planificación turística, promoción). También es fundamental el estudio del tipo de trabajo que genera (cualificados o no cualificados, estacional o no estacional) a efectos de detectar las necesidades.
Además de las anteriores disciplinas, podemos identificar otras materias o disciplinas de investigación estrechamente vinculadas con el turismo. La estadística constituye una técnica instrumental de apoyo a la investigación en materias como: economía, psicología, sociología, etc. Se puede ir más lejos todavía. Los avances tecnológicos en los medios de comunicación y transporte, determinan la expansión y difusión del fenómeno turístico. La Ecología, como campo también multidisciplinario, centra su interés en la capacidad de regeneración de los recursos, agotamiento de los mismos, posibilidad de recuperación, lo que implica una visión diferente, de allí el espacio que tomó el “ecoturismo”.
Aunque se ha intentado describir brevemente las principales áreas de interés para las diferentes ciencias implicadas en el fenómeno turístico, hay que tener en cuenta que los temas señalados no están  "asignados" exclusivamente a cada una de ellas. En ocasiones coinciden los temas citados en varias disciplinas, si bien tratados con una visión diferente. Así, por ejemplo, dentro de la Economía Urbana, preferentemente aquellos relacionados con la planificación y el desarrollo regional, coinciden con los estudiados dentro de la geografía o incluso de la Economía Turística. En definitiva, debe tenerse en cuenta que la investigación de las cuestiones relacionadas con la actividad turística tiene una característica importante: la multidisciplinariedad.
La posibilidad de aproximación al fenómeno turístico desde diferentes perspectivas puede constituir, a su vez, su principal debilidad. Así, aunque la investigación realizada sobre esta actividad en los últimos años ha sido importante, los investigadores siguen trabajando estrictamente dentro de los límites de las disciplinas científicas tradicionales. Esta circunstancia estrangula la posibilidad de aproximaciones interdisciplinarias y genera esfuerzos intelectuales fragmentados y dispersos. En este contexto, la colaboración científica tiene lugar y se mantiene dentro del mismo campo científico, ya sea desde la economía, la Sociología, la Psicología, la Política, etc.
Espero agregar, algunos elementos, esclarecedores, que nos ayuden a respetar un moderno sector, que quizá por lo joven, se lo ha tratado con mucha improvisación.

Publicado Lun 28 de Abril 2008 - 12:10 | índice de notas

Galería de imagenes (1)

Haga click sobre la vista previa para ver la imagen. Galería completa

21 Dimensiones: 359 x 480 Tamaño: 65.20 KB   

Regresar